logo

ArqueoBIt Proporciona Servicios Para Cualquier Proyecto Que Necesite Supervision Arqueológica

TODOS NUESTROS SERVICIOS

CERTIFICADO DE INEXISTENCIA(CIRA)

PLAN DE MONITORIO ARQUEOLÓGICO (PMA)

PROYECTOS DE RESCATE ARQUEOLÒGICO (PRA)

PROYECTOS DE INVESTIGACIÒN ARQUEOLÒGICA (PIA)

CONTACTE CON NOSOTROS.

Para cualquier consulta o Problema no dude en comunicarse con Los Datos Proporcionados a Continuación.

info@arqueobit.com

Lima,Peru

977599624

arqueobits@gmail.com

Lima,Perú

Arriba

Nuestro Blog

Foot 1100745 960 720 Hay fetichistas de los pies, quienes prefieren que les laman el lóbulo de la oreja, o que les muerdan suavemente el cuello. Incluso hay quienes se refocilan ante una caricia en la espalda. Sin embargo, hay algunas partes del cuerpo que son mayoritariamente más erógenas que otras.

Al menos según lo que revela una encuesta que, a pesar de que ya tiene un par o tres de años, fue presentada como “la primera encuesta sistemática de la magnitud de las sensaciones eróticas de distintas partes del cuerpo”.

Your ads will be inserted here by

Easy Ads.

Please go to the plugin admin page to set up your ad code.

Your ads will be inserted here by

Easy Ads.

Please go to the plugin admin page to set up your ad code.

Your ads will be inserted here by

Easy Ads.

Please go to the plugin admin page to set up your ad code.

Orbit Of S2 El objeto artificial más rápido del universo (que nosotros conozcamos) es la sonda Helios 2, que alcanzó una velocidad de unos 70 kilómetros por segundo en un giro cerrado alrededor del Sol. Es decir, desarrolló 24.000 km/h usando la gravedad solar a modo de tirachinas.

Es sin duda una velocidad fabulosa, pero ni se acerca a la máxima velocidad desarrollada (que nosotros sepamos) por un objeto natural.

Your ads will be inserted here by

Easy Ads.

Please go to the plugin admin page to set up your ad code.

Adorable 21998 960 720 Dormir la siesta, lejos de estar asociado con personas vagas o pueblos amantes del asueto, tiene muchos efectos beneficiosos para nuestro organismo. El problema, sin embargo, es determinar cuánto tiempo dormimos. ¿Diez minutos? ¿Media hora? ¿Cuatro horas?

Algunos dicen que la siesta perfecta son apenas unos minutos, otros que ni siquiera hay que dormirse del todo: basta con sentarse en la silla con una cuchara en la mano, cuando la cuchara cae de nuestra mano contra el suelo, cling, es la hora de despertar. Pero lo cierto es que no existe ninguna regla mágica para la siesta perfecta.

//