Los mohos no sólo aprenden, sino que transmiten información

Investigadores franceses han descubierto que un moho unicelular que carece de cerebro no sólo es capaz de aprender, sino también de transmitir su aprendizaje a un congénere fusionándose con él. También han descubierto que la fusión entre mohos debe durar al menos tres horas, tiempo necesario para que se genere una vena entre ambos que se supone es el canal por el que circula la información.

Los mohos  no sólo aprenden, sino que transmiten información
Ni animal, ni planta, ni champiñón, el moho  “Physarum polycephalum”  es un curioso ser compuesto de una única célula gigante. Es un moho mucilaginoso denominado también moho de muchas cabezas. Se encuentra en zonas de sombra, frescas y húmedas, como la hojarasca y en troncos en descomposición. Se alimenta de esporas de hongos, bacterias y otros microbios.

Carente de cerebro, “Physarum polycephalum”  es capaz de aprender de sus experiencias, como ya habían demostrado biólogos del centro de investigaciones sobre el conocimiento animal (CNRS/Université Toulous…


Tendencias 21 (Madrid). ISSN 2174-6850

Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura

Leave a Comment